Palabras de la Embajadora de Estados Unidos, Sharon Day – Celebración del 4 de julio

Ambassador Sharon Day Welcome Remarks July 4 Celebration

Palabras de la Embajadora de Estados Unidos, Sharon Day

Celebración del 4 de julio

Martes 3 de julio, 6:00 p.m.

  • Señora Presidenta de la Asamblea Legislativa, Carolina Hidalgo
  • Señor Carlos Chinchilla, Presidente de la Corte Suprema
  • Señora Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores, Epsy Campbell
  • Miembros del cuerpo diplomático
  • Representantes del gobierno de Costa Rica
  • Damas y caballeros

¡Buenas noches! ¡Bienvenidos!

Esta noche celebramos una de las fechas más especiales en Estados Unidos, el 4 de julio, y es un honor para nosotros tener la oportunidad de compartir esta fecha con ustedes, nuestros amigos y aliados en Costa Rica.

Estados Unidos fue creado bajo los principios de libertad y democracia y son estos principios los que fortalecen los lazos de amistad entre nuestros países. El amor que compartimos por la libertad y la democracia unirán siempre a Estados Unidos y a Costa Rica de manera fraternal.

Al empezar el programa de esta noche, agradezco a los patrocinadores de esta fiesta…sin su apoyo…este evento no habría sido posible. Sin ustedes, no podríamos estar celebrando hoy la independencia de Estados Unidos.

También agradezco profunda y sinceramente al Comité de Celebración del 4 de julio de la embajada y a sus dos directoras, Lavonda Baldwin y Kelly Dubois, quienes hicieron de esta celebración una realidad. Ustedes han creado un verdadero y maravilloso picnic para el 4 de julio.

Embajadora Sharon Day
Embajadora Sharon Day

Un especial agradecimiento a la Primera Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores y Culto, Epsy Campbell, por unirse a la celebración de esta noche en nombre del gobierno de Costa Rica. También, gracias a todos los ministros que nos acompañan esta noche. Es realmente un honor celebrar con ustedes la democracia que resuena alto y claro en nuestros hermosos países.

Un día como hoy, hace 242 años, nuestros fundadores declararon a Estados Unidos como una nación independiente. Ellos crearon esta nación no basándose en historias o etnias en común, sino basándose en una idea. La idea de tener un país donde todas las personas sean tratadas igual. Donde la libertad y la justicia prevalezcan y donde el gobierno sea liderado por la gente y para la gente. Donde la libertad de expresión y de religión sean protegidas y donde las instituciones gubernamentales sean más fuertes que cualquier individuo.

Estas eran ideas audaces, de hombres audaces, de individuos que arriesgaron su vida y las de sus familias al emprender la aventura de construir una nueva nación. Estos fueron individuos que, de hecho, lo arriesgaron todo por este gran experimento de libertad y democracia.

Hoy, más de dos siglos después, esos valores fundacionales siguen vigentes. Su experimento en gobernanza dio a luz a la Constitución que, en las buenas y las malas, ha servido como inspiración en nuestros esfuerzos por defender la democracia, la libertad y la justicia para todos, no solo en nuestro hogar sino también fuera de él.

Hoy reconocemos la increíble visión que tuvieron nuestros fundadores y honramos los valores principales que respaldan a la gran nación que es Estados Unidos. Reafirmamos nuestro compromiso con la creencia de que lo que une a nuestro país es que todas las personas, en todos los lugares, son creadas iguales y tienen derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.

Cada 4 de julio, los estadounidenses celebramos los valores que nos unen, así como lo hacemos hoy. Como muchos de ustedes saben, este es mi primer 4 de julio lejos de mi país. Pero si mis compatriotas y yo estuviéramos en Estados Unidos estaríamos celebrando, como lo estamos haciendo esta noche. Nuestra Embajada de Estados Unidos en San José quiere compartir con ustedes, nuestros amigos y familiares, una auténtica celebración de Día de Independencia.

En Estados Unidos, el 4 de julio es un día para compartir con la familia y los amigos. Es un día para cocinar en familia y jugar béisbol en el parque o quizás futbol; es época de fuegos artificiales al anochecer. Pero, como nuestros amigos en Costa Rica comparten sus fuegos artificiales con nosotros casi todas las noches, durante la celebración de esta noche no habrá necesidad de utilizarlos. Hoy es un día para disfrutar de la buena comida, los buenos amigos, una buena conversación, muchas risas y, de donde yo vengo, buena música country.

Pregunten a cualquier estadounidense sobre los recuerdos que tienen del 4 de julio y sus respuestas serán siempre muy parecidas. El olor a perros calientes y a las hamburguesas en el asador, la ensalada de papa y los frijoles cocidos, jugosas sandías, pasteles de manzana y de pecanas y mesas de picnic cubiertas con manteles a cuadros. Cerveza fría y limonada. Desfiles liderados por camiones de bomberos y bandas musicales de colegios y la bandera de Estados Unidos ondeando en lo alto.

Pero, más que nada, lo que podrán escuchar es que el 4 de julio es un día para reunirse con nuestros seres queridos y simplemente disfrutar de la compañía, mientras honramos el sacrificio diario por mantener la libertad y seguridad en nuestro país.

Ese es el espíritu del 4 de julio que queremos compartir con ustedes esta noche. Un espíritu de amistad, de libertad y democracia, un espíritu que es tan fuerte en este maravilloso país como lo es en el nuestro.

He sido bendecida con la oportunidad de viajar por todos los estados de mi país y de poder presenciar la belleza de este. He podido caminar por campos de trigo en Kansas, mirar con asombro la belleza del Gran Cañón, sentir el poder del océano, ver caballos salvajes corriendo por nuestras llanuras y admirar los monumentos de nuestros héroes; y he compartido y experimentado, a través de Estados Unidos, el orgullo de mis compatriotas por nuestros principios de democracia y libertad.

En mis primeros meses en Costa Rica también he podido viajar a través del país y presenciar su belleza. La belleza que se refleja en las sonrisas de los niños que aprenden inglés, en las aspiraciones de las mujeres que han sido elegidas en la Asamblea Legislativa, en el orgullo que nuestras empresas estadounidenses sienten por colaboradores costarricenses. He recorrido los bellos paisajes rurales de Costa Rica y presenciado sus cataratas, montañas y preciosa vida silvestre y he sido testigo del orgullo costarricense por los principios de libertad y democracia.

El entusiasmo que compartimos por nuestros países siempre será fuerte y estará representado por nuestras sólidas alianzas e iniciativas conjuntas para promover la prosperidad y la estabilidad en la región.

Desde Caldera hasta Limón, de Liberia a Talamanca, estamos trabajando juntos en programas que fortalecen nuestro compromiso con la buena gobernanza, comunidades seguras y empoderando a los más vulnerables de la sociedad. Es con el entusiasmo de nuestros valores compartidos que costarricenses y estadounidenses nos unimos como aliados y amigos por un mundo mejor, por mejores oportunidades económicas y por la oportunidad de gozar de una vida más saludable y feliz, ¡por la oportunidad de vivir la pura vida!

Este 4 de julio, cuando muchos de nosotros estamos lejos de nuestras familias en Estados Unidos, es maravilloso estar aquí con ustedes, nuestros amigos y familiares costarricenses, que abrazan los mismos valores y principios que muestran realmente de lo que se trata esta celebración, nuestro compromiso primordial con la democracia y la libertad.

Como símbolo de nuestra estrecha amistad, por favor levanten su copa y acompáñenme en este brindis para celebrar el espíritu de este 4 de julio que vive en Estados Unidos y en este maravilloso país, Costa Rica.

Que Dios los bendiga a todos y a cada uno de ustedes y que Dios bendiga nuestros países: los Estados Unidos de América y Costa Rica.

¡Los mejores deseos para el futuro y un muy feliz 4 de julio!