Las papeletas de votación vuelan a lugares remotos